Solidaridad

 

Ayudo a otros y me alegro de su mejoramiento y desarrollo. Lo que somos y hemos logrado se lo debemos, querámoslo o no, aceptémoslo o no, a otras personas, que desde el momento de nuestra concepción abren puertas, propician momentos, crean oportunidades para que nosotros con nuestro libre albedrío las aprovechemos o no. Es nuestro deber y ojalá sea nuestro placer, el servir a otros, el apoyar su desarrollo, brindándoles oportunidades para crecer personal y profesionalmente. Cuando realizamos proyectos de índole social que ayuden a los más carentes nos eleva y eleva a quienes nos rodean, mejorando nuestra sociedad.